Jumping Clay es único, una arcilla polimérica con aroma a jazmín, hecha a base de compuestos al agua y no-tóxicos, con 9 colores que se mezclan fácilmente consiguiendo cualquier color. Puede utilizarse para crear cualquier figura o personaje, fotos, imanes de nevera, adornos, llaveros, incluso el recuerdo de la huella del pie o la mano de tu bebé o de tu mascota. Y a diferencia de las arcillas tradicionales, no necesita horneado porque seca en contacto con el aire. No mancha, y si haces una bola con ella ¡bota!

Ha pasado las normas de seguridad alimentaria, es totalmente inofensivo si se ingiere accidentalmente, incluso para los niños menores de 3 años (es la única que ha superado el control europeo SGS para ese rango de edad).
El recurso educativo perfecto, para cualquier persona sea cual sea su talento artístico, desde las edades más tempranas.
JumpingClay ofrece:
-   El producto en varios formatos.
-   Juguetes y recursos educativos.
-   Derechos exclusivos para desarrollar actividades educativas y talleres JumpingClay.
 
 
 
¿QUÉ HACE QUE JUMPINGCLAY SEA TAN APROPIADO PARA USO EDUCATIVO?
 
Actividades como el dibujo son las más integradas en educación artística para ayudar a desarrollar el talento artístico y mejorar la creatividad.
Sin embargo, padres y educadores son conscientes del hecho de que una actividad creativa tridimensional impulsa de otro modo el desarrollo creativo e imaginativo de los niños.
Aunque la vivencia que tenemos del mundo es tridimensional, se evita este tipo de  trabajo  en el entorno educativo.
Las tres principales razones son:
-   Dificultad en su preparación
-   Complicaciones en el proceso
-    Limpieza y desorden
 
JumpingClay ha superado todas las dificultades de la enseñanza del modelado.
Ofrece una alternativa al trabajo plástico más rica que la basada sólo en el dibujo. Con un nuevo concepto de masa para modelar suave, colorida y de agradable aroma, desarrollada para estimular más eficazmente los cinco sentidos.